Realidades

El amor es como una semilla

Estoy es una pequeña historia de la semilla y el amor (sus semejanzas).

La semilla al principio es una miniatura que es tan pequeña tiene la habilidad de crecer como para convertirse en un gran árbol; es como el amor necesita tiempo y cuidados. Hay que saberla regar para que no marchite y así, hayan unas frutos jugosos y unas flores radiantes. También tendrán unas raíces más fuertes; y un amor tan inmenso como el mar, tan fuerte como una ola e imparable como el viento.

Esplendido aquel árbol que nació de una pequeña semilla, donde alimento a una familia entera; el amor, que alimenta amando una familia con besos, abrazos y muchas risas. Todo ello requirió su tiempo, un proceso lento, por eso hay que saber cosechar un amor desde la raíz.
Unas raíces fuertes son las que te darán la destreza de disfrutar eso que tanto esfuerzo requirió. Sobre todo disfruta de lo que estas creando porque es las mejores experiencias en la vida…

“Da amor y recibirás amor, da alegrías y las posibilidades de lo mejor de ti y seras recompensado por Dios y el universo”

Nada se forja de la noche a la mañana. Todo requiere su tiempo y su cuidado

¡Cosecha tus frutos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s